El diafragma, el principal músculo involucrado en la respiración, separa las cavidades torácica y abdominal. Cuando una persona inhala, disminuye la presión en los pulmones y ayuda a expandir la caja torácica. Al igual que con cualquier órgano o músculo, el diafragma está sujeto a trastornos y anomalías, que se presentan en muchas formas diferentes y pueden deberse a una lesión o enfermedad.

Síntomas

Los síntomas varían según el trastorno, pero pueden incluir:

  • Malestar o dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho, hombro o área abdominal.
  • Hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre)
  • Menos ruidos respiratorios
  • Parálisis, en casos raros

Causas

Las causas de las enfermedades del diafragma varían, pero generalmente son el resultado de problemas con la anatomía o el sistema neurológico, como:

  • Defectos congénitos, que ocurren al nacer y no tienen una causa conocida.
  • Defectos adquiridos, que ocurren como resultado de una lesión, accidente o cirugía.
  • Carrera
  • Trastornos musculares, como distrofia muscular.
  • Esclerosis múltiple
  • Trastornos de la tiroides
  • Lupus
  • Radioterapia
  • Infección
  • Desnutrición
  • Traumatismo en el músculo o nervio que atraviesa el pecho hasta el músculo

Diagnóstico

El médico primero tomará el historial del paciente y realizará un examen físico. Escuchar el corazón y la respiración de un paciente a menudo puede proporcionar una gran cantidad de información. A veces, el oxígeno en sangre se mide mediante la prueba de gasometría arterial.

Otras pruebas pueden incluir:

  • Radiografía de pecho

    Las radiografías de tórax proporcionan una imagen del corazón, los pulmones, las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna y el área del tórax. Se pueden usar para buscar huesos rotos, enfermedades como neumonía, anomalías o cáncer.

  • Fluoroscopia

    Una fluoroscopia es una radiografía en movimiento. A medida que el haz de rayos X atraviesa el área del pecho, se muestra una imagen en movimiento en un monitor para que el médico pueda evaluar la función.

  • Prueba de función pulmonar (PFT)

    Para comprender qué tan bien están funcionando sus pulmones, su médico puede ordenar una serie de pruebas de función pulmonar. Con cada respiración que inhala y exhala, se registra información sobre la cantidad de aire que toman sus pulmones, cómo se mueve el aire a través de sus pulmones y qué tan bien sus pulmones entregan oxígeno al torrente sanguíneo.

  • Estudio de conducción nerviosa

    Un estudio de conducción nerviosa mide qué tan bien y qué tan rápido los nervios pueden enviar señales eléctricas.

Tratamiento

Trabajaremos con el paciente y la familia para tomar la decisión de tratamiento más adecuada, que puede incluir una o más de las siguientes terapias:

  • Medicamento

  • Manejo de apoyo para el diafragma

    Esto incluye estimulación diafragmática, que es similar a un marcapasos cardíaco, pero los electrodos se implantan en el diafragma para guiar la respiración.

  • Cirugía

    Esto puede implicar extraer parte del diafragma o tejido anormal, doblar el diafragma o reparar el músculo. La reparación puede involucrar al nervio frénico, el único receptor de impulso neurológico en el diafragma. Siempre que sea posible, los cirujanos minimizarán el tamaño de la incisión y la invasividad para que la estadía en el hospital del paciente y el tiempo de recuperación no sean más largos de lo absolutamente necesario.