En Boston Medical Center, nuestros especialistas tratarán sus afecciones esofágicas, como los trastornos de la motilidad, con la compasión y la experiencia por las que somos conocidos.

¿Qué son los trastornos de la motilidad?

Cuando traga, la comida baja por el esófago mediante una serie de contracciones musculares llamadas peristaltismo. En la parte inferior del esófago hay una válvula muscular (el esfínter esofágico inferior o EEI) que se abre para permitir que los alimentos ingresen al estómago y luego se cierra para evitar la regurgitación del contenido del estómago hacia el esófago. Los trastornos de la motilidad ocurren cuando este proceso se interrumpe. Son más comunes en hombres y mujeres mayores de 50 años.

Los trastornos de la motilidad incluyen

  • Acalasia. Esto es una falla de la peristalsis para empujar la comida a lo largo del esófago y una falla del esfínter esofágico inferior para relajarse y permitir que la comida ingrese al estómago. La mayoría de los pacientes se quejan de dificultad para tragar (disfagia), regurgitación y pérdida de peso.
  • Espasmo esofágico difuso. En este trastorno, los músculos del esófago pueden contraerse, pero no están coordinados para empujar los alimentos a lo largo del esófago. Los pacientes pueden quejarse de dolor o dificultad para tragar.
  • Esófago de cascanueces. En este trastorno, los músculos del esófago se contraen pero a una presión mucho más alta de lo normal. El síntoma principal del esófago de cascanueces es el dolor en el pecho.
  • Trastornos inespecíficos de la motilidad esofágica. Esto se refiere a una combinación de trastornos de la motilidad que no se ajustan fácilmente a un patrón definido como los descritos anteriormente.
  • Trastornos secundarios de la motilidad esofágica. Estos ocurren como resultado de otra afección, como diabetes, consumo de alcohol o esclerodermia. El tratamiento generalmente estará dirigido a la enfermedad que causa el trastorno de la motilidad, pero a veces puede ser necesario un tratamiento específico, incluida la cirugía, para ayudar con las dificultades para tragar.

El tratamiento de los trastornos de la motilidad requiere un enfoque interdisciplinario que se basa en diversas especialidades médicas. En BMC, los médicos de nuestro Centro de Terapias Esofágicas Mínimamente Invasivas brindan atención integral y de calidad que incluye oncología médica, oncología radioterápica, cirugía torácica, gastroenterología, patología, medicina pulmonar y radiología.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos de la motilidad?

Los síntomas varían y pueden incluir

  • Dificultad para tragar
  • Dolor de pecho
  • Regurgitación
  • Acidez
  • Pérdida de peso inexplicable

¿Cuales son las causas?

Las causas de los trastornos de la motilidad no se comprenden completamente, pero los investigadores creen que las infecciones y los antecedentes familiares influyen.

¿Cómo se diagnostican los trastornos de la motilidad?

Hay varias formas en que los médicos pueden detectar un trastorno de la motilidad, después de realizar una historia clínica y un examen físico.

Trago de bario

Un trago de bario (también llamado esofagrama de contraste), es una serie de radiografías de su esófago. Para la prueba, beberá un líquido que contiene bario, que recubre el interior del esófago y hace que su forma y contornos aparezcan en las radiografías. A medida que el líquido se mueve desde la boca hacia el esófago, el médico puede evaluar cualquier estrechamiento, agrandamiento o anomalías. Lo más probable es que le pidan que no coma ni beba durante 8 a 10 horas antes de la prueba.

Endoscopia

Recibirá un sedante y analgésico por vía intravenosa. Una vez que se sienta cómodo, el médico examinará el área con un endoscopio, un tubo iluminado con una pequeña cámara en el extremo. El médico podrá ver cualquier anomalía y tomar muestras de tejido (biopsias) si es necesario.

Manometría esofágica

Esta prueba mide la presión dentro del esfínter esofágico inferior (EEI). Se inserta un tubo delgado a través de la boca o la nariz hasta el estómago. Una vez que esté en su lugar, el médico empujará suavemente el tubo hacia el esófago y le pedirá que trague. Mientras lo hace, se medirá la presión y la coordinación de sus contracciones musculares. Si la presión es baja o el LES no se relaja adecuadamente, puede haber acalasia. Si la presión es baja o el LES no se contrae adecuadamente, puede indicar ERGE (enfermedad por reflujo).

¿Cómo se tratan los trastornos de la motilidad?

Sus opciones de tratamiento incluirán:

Botox

Las inyecciones de toxina botulínica o botox pueden aliviar los síntomas en algunos pacientes con trastornos de la motilidad.

Medicamento
A veces, son útiles los medicamentos que relajan los músculos, como los bloqueadores de los canales de calcio, los vasodilatadores o los anticolinérgicos.

Miotomía

Las opciones de tratamiento para las afecciones esofágicas varían, pero una de las terapias a largo plazo más efectivas es la miotomía, que es un término genérico para la cirugía en la que se corta un músculo. En las afecciones esofágicas, el cirujano generalmente corta las fibras musculares en el esfínter esofágico inferior, o LES, para corregir la afección.

Hay tres formas de realizar una miotomía:

  • Cirugía abierta, mediante toracotomía o incisión.
  • Laparoscópicamente, es decir, a través de pequeñas incisiones en el abdomen. Un tubo delgado e iluminado llamado laparoscopio, así como otras herramientas quirúrgicas, se insertan a través de estas incisiones para permitir que el cirujano trabaje en el esófago.
  • Miotomía robótica, en la que el cirujano guía los instrumentos robóticos en el abdomen mediante una consola de computadora. Los movimientos de la mano del cirujano se transmiten a los instrumentos robóticos imitando los mismos movimientos que se usarían si se usaran incisiones más grandes, lo suficientemente grandes para las manos del cirujano. Boston Medical Center fue el primer centro de Nueva Inglaterra en realizar procedimientos torácicos como la miotomía de Heller utilizando un robot.