Anatomía de la cadera

Una fractura de cadera es una rotura en el cuarto superior del hueso del fémur (muslo). El alcance de la ruptura depende de las fuerzas involucradas. El tipo de cirugía que se usa para tratar una fractura de cadera se basa principalmente en los huesos y tejidos blandos afectados o en el nivel de la fractura.

¿Qué causa una fractura de cadera?

Las fracturas de cadera ocurren con mayor frecuencia por una caída o por un golpe directo en el costado de la cadera.

Algunas afecciones médicas como la osteoporosis, el cáncer o las lesiones por estrés pueden debilitar el hueso y hacer que la cadera sea más susceptible a romperse. En casos severos, es posible que la cadera se rompa con el paciente simplemente parado sobre la pierna y girando.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura de cadera?

El paciente con una fractura de cadera tendrá dolor en la parte superior externa del muslo o en la ingle. Habrá dolor con cualquier intento de flexionar o rotar la cadera.

Si el hueso se ha debilitado por una enfermedad (como una lesión por estrés o cáncer), el paciente puede notar dolor en la ingle o en el área del muslo durante un período de tiempo antes de la fractura. Si el hueso está completamente roto, la pierna puede parecer más corta que la pierna no lesionada. El paciente a menudo mantendrá la pierna lesionada en una posición inmóvil con el pie y la rodilla hacia afuera (rotación externa).

¿Cómo se diagnostica una fractura de la diáfisis del fémur?

Imagen

Radiografía de fractura de cadera

Una fractura de cadera se puede diagnosticar con una imagen de rayos X de la cadera y el fémur.

Resonancia magnética de cadera rota

Una resonancia magnética puede identificar una fractura de cadera que de otro modo se pasaría por alto en una radiografía simple.

En algunos casos, si el paciente se cae y se queja de dolor en la cadera, es posible que no se observe una fractura incompleta en una radiografía regular. En ese caso, se puede recomendar la resonancia magnética (MRI). La resonancia magnética generalmente mostrará una fractura oculta.

Si el paciente no puede someterse a una resonancia magnética debido a una afección médica asociada, se puede obtener una tomografía computarizada (TC) en su lugar. Sin embargo, la tomografía computarizada no es tan sensible como la resonancia magnética para ver fracturas de cadera ocultas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de fracturas de cadera?

En general, existen tres tipos diferentes de fracturas de cadera. El tipo de fractura depende de qué área del fémur superior esté involucrada.

Fractura intracapsular

Fractura intracapsular

Estas fracturas ocurren a nivel del cuello y la cabeza del fémur y generalmente se encuentran dentro de la cápsula. La cápsula es la envoltura de tejido blando que contiene el líquido lubricante y nutritivo de la articulación de la cadera.

Fractura intertrocantérea

Fractura intertrocantérea

Esta fractura ocurre entre el cuello del fémur y una prominencia ósea inferior llamada trocánter menor. El trocánter menor es un punto de unión para uno de los músculos principales de la cadera. Las fracturas intertrocantéreas generalmente se cruzan en el área entre el trocánter menor y el trocánter mayor. El trocánter mayor es la protuberancia que puede sentir debajo de la piel en la parte exterior de la cadera. Actúa como otro punto de unión muscular.

Fractura subtrocantérea

Fractura subtrocantérea

Esta fractura ocurre debajo del trocánter menor, en una región que se encuentra entre el trocánter menor y un área aproximadamente a 2 1/2 pulgadas por debajo. En casos más complicados, la cantidad de rotura del hueso puede involucrar más de una de estas zonas. Esto se tiene en cuenta cuando se considera la reparación quirúrgica.

¿Cómo se trata una fractura de cadera?

Una vez que se haya diagnosticado la fractura de cadera, se evaluará la salud general y la condición médica del paciente. En casos muy raros, el paciente puede estar tan enfermo que no se recomendaría la cirugía. En estos casos, la comodidad general del paciente y el nivel de dolor deben sopesarse con los riesgos de la anestesia y la cirugía.

La mayoría de los cirujanos están de acuerdo en que los pacientes obtienen mejores resultados si se operan con bastante rapidez. Sin embargo, es importante garantizar la seguridad de los pacientes y maximizar su salud médica general antes de la cirugía. Esto puede significar tomarse un tiempo para realizar estudios de diagnóstico cardíaco y de otro tipo antes de la cirugía.

¿Cómo se trata una fractura de cadera sin cirugía?

Los pacientes que no pueden someterse a una cirugía incluyen aquellos que están demasiado enfermos para someterse a cualquier forma de anestesia y personas que no podían caminar antes de la lesión y que pueden haber estado confinadas a una cama o silla de ruedas.

Ciertos tipos de fracturas pueden considerarse lo suficientemente estables como para tratarse sin cirugía. Debido a que existe cierto riesgo de que estas fracturas "estables" puedan resultar inestables y desplazarse (cambiar de posición), el médico deberá realizar un seguimiento con radiografías periódicas del área. Si los pacientes están confinados al reposo en cama como parte del tratamiento de estas fracturas, deberán ser monitoreados de cerca para detectar complicaciones que pueden ocurrir por una inmovilización prolongada. Estos incluyen infecciones, úlceras de decúbito, neumonía, formación de coágulos de sangre y desgaste nutricional.

¿Cómo se trata una fractura de cadera con cirugía?

Fractura intracapsular

Reparación de fracturas intracapsulares

Reparación de una fractura intracapsular con tornillos individuales.

Reparación de fracturas intracapsulares

Reparación de una fractura intracapsular con un solo tornillo de compresión de cadera.

Si la cabeza del fémur ("bola") por sí sola se rompe, el manejo estará dirigido a fijar el cartílago en la bola que ha sido lesionada o desplazada. Con frecuencia, con estas lesiones, la cavidad o el acetábulo también pueden romperse. El cirujano también deberá tener esto en cuenta.

Estas lesiones pueden abordarse desde la parte delantera o trasera de la cadera. En algunos casos, se requieren ambos enfoques para ver y reparar claramente el hueso lesionado. En el caso de verdaderas fracturas intracapsulares de cadera, el cirujano puede decidir reparar la fractura con tornillos individuales (fijación percutánea) o con un solo tornillo más grande que se deslice dentro del cuerpo de una placa. Este tornillo de compresión de cadera permitirá que la fractura se vuelva más estable al hacer que el área rota se impacte sobre sí misma. Ocasionalmente, se puede agregar un tornillo secundario para mayor estabilidad.

Si la fractura intracapsular de cadera se desplaza en un paciente más joven, se hará un intento quirúrgico para reducir o realinear la fractura a través de una incisión más grande. La fractura se mantendrá unida con tornillos individuales o con el tornillo de cadera de compresión más grande.

En estos casos, el suministro de sangre a la bola o la cabeza del fémur puede haberse dañado en el momento de la lesión (necrosis avascular). Aunque la fractura se realinee y se fije en su lugar, es posible que el cartílago y el hueso de soporte subyacente no reciban suficiente sangre. Durante un período de tiempo, esto puede hacer que la cabeza femoral se aplana. Cuando esto ocurre, la superficie de la articulación se vuelve irregular. En última instancia, la articulación de la cadera puede desarrollar una artritis dolorosa, a pesar de la reparación quirúrgica.

En el paciente mayor, la probabilidad de que la cabeza del fémur se dañe de esta manera es mayor. En general, se considera que para estas fracturas desplazadas, los pacientes mejorarán si se reemplazan algunos de los componentes de la cadera. En algunos casos, esto puede significar un reemplazo de la bola o la cabeza del fémur (hemiartroplastia). En otros casos, esto puede significar el reemplazo tanto de la bola como del encaje, o la cabeza del fémur y el acetábulo (reemplazo total de cadera).

Fractura intertrocantérea

Reparación de fracturas intertrocantéreas

Reparación de una fractura intertrocantérea con un clavo intramedular. La uña está en la cavidad hueca del fémur (hueso del muslo) en lugar de en el costado (como con una placa).

La mayoría de las fracturas intertrocantéreas se tratan con un tornillo de compresión de cadera o un clavo intramedular.

El tornillo de compresión para cadera se fija al lado externo del hueso con tornillos para huesos y tiene un tornillo secundario grande (tirafondo) que se coloca a través de la placa en el cuello y la cabeza de la cadera (consulte la figura del tornillo de compresión para cadera). El diseño del dispositivo ayuda a aumentar la estabilidad del área y promueve la curación.

El clavo intramedular se coloca directamente en el canal medular del hueso a través de una abertura en la parte superior del trocánter mayor. A continuación, se coloca un tornillo de tracción a través del clavo hasta el cuello y la cabeza de la cadera. No hay estudios definitivos que demuestren que un dispositivo es superior a otro. La decisión sobre cuál usar se basa en la preferencia y la experiencia del cirujano.

Fractura subtrocantérea

Reparación de fracturas subtrocantéreas

Reparación de fractura subtrocantérea con un clavo intramedular largo.

Reparación de fracturas subtrocantéreas

Los tornillos de enclavamiento al final del clavo lo hacen más seguro.

A nivel subtrocantéreo, la mayoría de las fracturas se manejan con un clavo intramedular largo junto con un tirafondo grande o se manejan con tornillos que capturan el cuello y la cabeza del fémur o la zona inmediatamente debajo de este, si se ha mantenido intacta.

Para evitar que los huesos giren alrededor de la uña o que se acorten ("telescópicamente") en la uña, se pueden colocar tornillos adicionales en el extremo inferior de la uña en el área de la rodilla. Estos se denominan tornillos de enclavamiento.

En ciertos casos, el cirujano puede optar por utilizar una placa en lugar de un clavo. La placa tendrá tornillos que se insertan en el hueso desde el lado lateral o exterior del fémur. Un solo tornillo grande entra en el cuello y la cabeza del fémur y parece similar al tornillo de compresión de la cadera, pero en un ángulo diferente. Luego se colocan tornillos secundarios a través de la placa en el hueso para mantener la fractura en su lugar.

Se puede usar una placa de bloqueo para fracturas más difíciles de tratar.

¿Cómo es la recuperación de una fractura de cadera?

El manejo del dolor

El dolor después de una lesión o cirugía es una parte natural del proceso de curación. Su médico y enfermeras trabajarán para reducir su dolor, lo que puede ayudarlo a recuperarse más rápido. A menudo, se recetan medicamentos para aliviar el dolor a corto plazo después de una cirugía o una lesión.

Tenga en cuenta que, aunque los opioides ayudan a aliviar el dolor después de una cirugía o una lesión, son narcóticos y pueden ser adictivos. La dependencia y sobredosis de opioides se ha convertido en un problema crítico de salud pública en los EE. UU. Es importante usar opioides solo según las indicaciones de su médico. Tan pronto como su dolor comience a mejorar, deje de tomar opioides. Hable con su médico si su dolor no ha comenzado a mejorar a los pocos días de su tratamiento.

Rehabilitación

Se puede recomendar a los pacientes que se levanten de la cama el día después de la cirugía con la ayuda de un fisioterapeuta. El cirujano determinará la cantidad de peso que se permite colocar sobre la pierna lesionada y generalmente depende del tipo de fractura y del tratamiento para repararla. El fisioterapeuta trabajará con el paciente para ayudarlo a recuperar la fuerza y la capacidad de caminar. Este proceso puede tardar hasta tres meses.

Atención médica

En ocasiones, es posible que se requiera una transfusión de sangre después de la cirugía, pero generalmente no se necesitan antibióticos a largo plazo. A la mayoría de los pacientes se les administrará un medicamento para diluir la sangre y reducir las posibilidades de desarrollar coágulos de sangre hasta por 6 semanas. Estos medicamentos pueden presentarse en forma de píldoras o inyecciones. También se pueden utilizar medias de compresión elásticas o botas de compresión inflables.

Atención de seguimiento

Durante las citas que tienen lugar después de la cirugía, el cirujano querrá revisar la herida, quitar las suturas, seguir el proceso de curación mediante rayos X y prescribir fisioterapia adicional, si es necesario. Después de la cirugía de fractura de cadera, la mayoría de los pacientes recuperarán gran parte, si no toda, de la movilidad e independencia que tenían antes de la lesión.