Como padre de un niño con pérdida auditiva recién diagnosticada, tendrá muchas preguntas e inquietudes con respecto a la naturaleza de este problema, sus efectos en el futuro de su hijo, las opciones de tratamiento y los recursos. Esta breve guía le brindará la información inicial necesaria y le brindará orientación sobre la disponibilidad de recursos y las funciones respectivas de los diferentes proveedores de atención.

Siempre es difícil para los padres recibir malas noticias sobre cualquier aspecto de la salud de sus hijos. Reaccionar con enojo, dolor e incluso culpabilidad no es inusual cuando se entera de que su hijo tiene problemas de audición. La mejor manera de manejar estos sentimientos es hablándolos con un miembro de la familia, un amigo cercano, un clérigo o un profesional de la salud mental. A veces, el sentimiento también puede resultar en cierto grado de negación. No dude en buscar una segunda opinión, pero no es aconsejable retrasar más evaluaciones de diagnóstico recomendadas para su hijo. El mejor tratamiento para la pérdida auditiva de cualquier grado es una intervención temprana adecuada. Los retrasos significativos pueden resultar en daños irreversibles a la audición, el habla, el lenguaje y el eventual desarrollo educativo de su hijo.

Entrará en contacto con muchos especialistas en atención médica y rehabilitación durante el tratamiento a largo plazo de la pérdida auditiva de su hijo. Algunos de ellos participarán al principio del viaje y nuevamente a intervalos. Otros pueden intervenir más adelante. Los siguientes son profesionales con los que se encontrará y el papel que desempeñará cada uno de ellos en el manejo de la pérdida auditiva de su hijo.

El audiólogo

Es probable que el audiólogo sea el primer profesional con el que se encuentre y posiblemente el que le dé las noticias iniciales sobre la pérdida auditiva de su hijo. El audiólogo llevará a cabo pruebas conductuales u objetivas (como las respuestas auditivas del tronco encefálico) o una combinación de estos enfoques para determinar el grado y el tipo de pérdida auditiva. El audiólogo también recomendará eventualmente la amplificación apropiada, luego de una consulta médica. El audiólogo también le proporcionará a su hijo moldes para los oídos que se ajusten bien junto con los audífonos, a medida que crezca. El audiólogo también puede ser el profesional que le brinda información y deriva a un programa de intervención temprana. Con el tiempo, el audiólogo proporcionará seguimientos periódicos para registrar el progreso de su hijo y controlar su pérdida auditiva.

Otólogo, otorrinolaringólogo u otorrinolaringólogo pediátrico (médico otorrinolaringólogo)

Tras el diagnóstico de pérdida auditiva, su hijo será derivado a un especialista en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo), o uno que se especialice en problemas de oído y audición en la niñez. La función inicial de este médico es determinar la naturaleza específica del problema subyacente que puede estar causando, al menos parcialmente, la pérdida auditiva. Además, el médico también determinará si el problema es tratable médica o quirúrgicamente y, de ser así, proporcionará el tratamiento médico o quirúrgico necesario. Dichos tratamientos podrían incluir algo relativamente simple, como la colocación de tubos de ventilación en el tímpano o procedimientos quirúrgicos más complejos. El especialista en otorrinolaringología también puede derivar a su hijo para procedimientos de diagnóstico adicionales, como estudios de imágenes (radiografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas) para definir mejor el tipo y la fuente de la pérdida auditiva. El médico también proporcionará autorización para la adaptación del audífono, después de determinar si no está indicada ninguna otra intervención. Si se determina que su hijo necesita un implante coclear, el otorrinolaringólogo, junto con el audiólogo, realizarán más pruebas y exámenes, y llevarán a cabo la cirugía del implante.

Médico de atención primaria: pediatra o médico de familia

El médico de atención primaria de su hijo puede ser un pediatra o un médico de cabecera. Si a su hijo no se le diagnostica una pérdida auditiva en el período neonatal, pero la desarrolla más adelante en la vida, es responsabilidad de este médico hacer las derivaciones adecuadas a un especialista en oído, nariz y garganta y a un audiólogo para descartar o diagnosticar la audición. pérdida. El médico de atención primaria de su hijo también puede participar en el tratamiento de las infecciones del oído si aparecen, o derivarlo a un otorrinolaringólogo para su tratamiento. El médico de atención primaria o el otorrinolaringólogo también pueden proporcionar una derivación a un médico que se especialice en genética médica, para averiguar si la pérdida auditiva de su hijo puede ser hereditaria. Eso puede ayudarlo a determinar si podría ocurrir una pérdida auditiva similar en sus otros hijos.

Especialista en Intervención Temprana

Este profesional suele ser alguien con experiencia en educación. Él o ella puede ayudarlo a encontrar recursos en su comunidad, definir los roles de los miembros de la familia en la intervención temprana y el manejo de la pérdida auditiva, y puede ayudarlo a lidiar con preguntas sobre la ubicación educativa futura. Este especialista también lo ayudará a lidiar con sus observaciones e inquietudes sobre su hijo y le brindará información y apoyo con respecto a las necesidades educativas de su hijo en el futuro.

Patólogo del habla / lenguaje (SLP)

Este profesional evaluará el impacto de la pérdida auditiva de su hijo en el desarrollo del habla / lenguaje y monitoreará su progreso, notando si el progreso con ese desarrollo se está quedando atrás. Si esto sucede, el SLP puede volver a consultar al audiólogo u otorrinolaringólogo para determinar si se han producido cambios en la audición de su hijo. El SLP también ayudará a su hijo a aprender la producción adecuada del habla, incluida la articulación correcta de los sonidos del habla. Si elige la comunicación oral para su hijo, además del patólogo del habla y el lenguaje, su hijo también puede ser tratado por un terapeuta auditivo-verbal, que puede ayudar a su hijo a adquirir la gama completa de sonidos del habla y guiar a la familia a otros aspectos médicos o audiológicos. tratos. El terapeuta auditivo-verbal también ayudará a la familia del niño a familiarizarse con los hitos del desarrollo del habla / lenguaje, auditivos y cognitivos apropiados que puede esperar de un niño con pérdida auditiva.

Finalmente , muchas otras personas pueden brindar asistencia adicional para su hijo con problemas de audición. Los padres de niños mayores con problemas de audición y adultos con problemas de audición pueden compartir sus experiencias con usted y pueden tener sugerencias sobre recursos educativos y recreativos en la comunidad.