El tratamiento más común para el melanoma es un procedimiento quirúrgico llamado escisión local amplia. Durante este procedimiento, el melanoma se elimina por completo junto con un margen de la piel sana circundante. La cantidad de piel sana que se extrae depende de la profundidad del crecimiento. El margen se examina con un microscopio en busca de células cancerosas restantes. Si no se encuentran células cancerosas, no es necesaria ninguna cirugía adicional. Muchas veces, una escisión local amplia puede curar el melanoma en etapa temprana.