Una úlcera del pie diabético es una llaga o herida abierta que puede ocurrir en pacientes con diabetes y que comúnmente se localiza en la planta del pie. Las úlceras que se infectan hacen que la mayoría de los pacientes tengan que ser hospitalizados, aumentan el riesgo de una posible amputación de las extremidades inferiores y, en casos extremos, pueden causar la muerte.

Se estima que más de 25 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes mellitus (DM). De esos 25 millones, del 15 al 25% desarrollará una úlcera del pie diabético durante su vida.

Enfoque de tratamiento

El objetivo principal en el tratamiento de las úlceras del pie es lograr la curación lo antes posible. Cuanto más rápida sea la curación, menor será la posibilidad de una infección.

El tratamiento de una úlcera de pie diabético incluye:

  • Prevención de la infección por:
    • Mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control
    • Mantener la úlcera limpia y vendada.
    • Limpiar la herida diariamente, usando un apósito o vendaje para heridas; y evitar andar descalzo
  • Quitar la presión del área, lo que se denomina "descarga"
  • Extracción de piel y tejido muertos, lo que se denomina "desbridamiento".
  • Aplicar medicamentos o apósitos a la úlcera.
  • Manejo de la glucosa en sangre y otros problemas de salud

No todas las úlceras están infectadas; sin embargo, si su podólogo diagnostica una infección, serán necesarios antibióticos, cuidado de heridas y posiblemente hospitalización.