TACE inyecta perlas recubiertas de quimioterapia directamente en un tumor al mismo tiempo que bloquea su suministro de sangre. Esto permite que una dosis alta de medicamentos de quimioterapia se concentre en el sitio del tumor durante un período de tiempo más prolongado y tenga poco efecto en el resto del cuerpo.