Este es un tratamiento médico que usa luz enfocada. Los cirujanos pueden concentrarse en un área pequeña y dañar menos el tejido circundante. Los pacientes que reciben terapia con láser pueden experimentar menos dolor, hinchazón y cicatrices que con la cirugía tradicional.