El médico utiliza una herramienta redonda, hueca y afilada para extraer un círculo de tejido del área de interés. El médico gira la herramienta sobre la superficie de la piel hasta que atraviesa todas las diferentes capas de piel y extrae una muestra de tejido. Esto permite un mejor muestreo de la profundidad de la lesión. Los bordes de la piel generalmente se cosen después de la biopsia.