Los trastornos del ronquido pueden ser lo suficientemente graves como para evitar que las parejas disfruten de una noche de descanso juntos y ser una señal de que uno también puede estar sufriendo un trastorno del sueño, como la apnea del sueño. Aquí es donde las vías respiratorias se bloquean durante la parte más profunda de su sueño. Esto puede resultar en despertares frecuentes, niveles bajos de oxígeno y puede predisponerlo a una serie de afecciones médicas, como hipertensión pulmonar. Podemos ofrecer una amplia gama de procedimientos para mejorar las vías respiratorias orales y nasales. Dependiendo del nivel de obstrucción, esto puede implicar enderezar el tabique (la pared que separa los conductos nasales izquierdo y derecho), rinoplastia funcional y / o acortar el paladar y extraer las amígdalas.