El tratamiento de las fracturas de antebrazo depende del tipo de fractura y del grado de desplazamiento. Su médico utilizará uno de los siguientes tratamientos, o una combinación de ambos, para tratar una fractura de antebrazo.

¿Cómo se tratan las fracturas de antebrazo en niños sin cirugía?

Yeso del brazo

Los yesos sostienen y protegen los huesos rotos mientras sanan.

Algunas fracturas estables, como las fracturas en hebilla, pueden necesitar simplemente el apoyo de un yeso o una férula mientras cicatrizan. En el caso de fracturas más graves que se han inclinado, es posible que el médico pueda manipular o empujar suavemente los huesos a su lugar sin cirugía. Este procedimiento se llama reducción cerrada. Posteriormente, el brazo se inmoviliza con un yeso o una férula mientras cicatriza.

¿Cómo se tratan las fracturas de antebrazo en niños con cirugía?

Cirugía de antebrazo

En estas radiografías, las fracturas tanto del radio como del cúbito se han reparado con placas y tornillos.

En algunos casos, se necesita cirugía para alinear las piezas de hueso y asegurarlas en su lugar. Su médico puede recomendarle una cirugía si:

  • El hueso se ha roto a través de la piel; este tipo de lesión (llamada fractura abierta) tiene riesgo de infección y requiere un tratamiento específico.
  • La fractura es inestable: los extremos de los huesos rotos no permanecerán alineados
  • Los segmentos óseos se han movido fuera de lugar
  • Los huesos no se pueden alinear correctamente mediante la manipulación únicamente.
  • Los huesos ya han comenzado a sanar de forma incorrecta

Durante la cirugía, su médico abrirá la piel y reposicionará los fragmentos de hueso rotos (un procedimiento llamado reducción abierta). Su médico puede usar alfileres, implantes de metal o un yeso para mantener los huesos rotos en su lugar hasta que hayan sanado.

¿Cuánto tiempo le toma a un niño recuperarse de una fractura de antebrazo?

El tiempo que se usa el yeso variará según la gravedad de la fractura. Una fractura estable, como una hebilla, puede requerir de 3 a 4 semanas enyesado. Una lesión más grave, como una fractura de Monteggia, puede necesitar inmovilización durante 6 a 10 semanas.

Cuando se retira el yeso, las articulaciones de la muñeca y el codo pueden estar rígidas durante 2 a 3 semanas. Esta rigidez desaparecerá por sí sola, sin necesidad de fisioterapia.

Durante un tiempo, los huesos del antebrazo pueden estar más débiles debido a la inmovilización en el yeso. Para permitir que los huesos recuperen de manera segura su fuerza normal, el niño debe evitar jugar en las estructuras del patio de recreo, como las barras, durante 3 a 4 semanas después de que se retire el yeso.

Si la fractura altera la placa de crecimiento al final del hueso, podría afectar el desarrollo del hueso. Su médico puede recomendar visitas de seguimiento de hasta un año para asegurarse de que el crecimiento se desarrolle con normalidad.