Los tumores malignos (cancerosos) de la pared torácica pueden comenzar en músculos, huesos, cartílagos, vasos sanguíneos, tejido conectivo o graso, nervios o piel del tórax. Los tumores que se encuentran en la pared torácica pueden ser malignos o benignos. Se describen como tumores primarios, que comienzan en la pared torácica, o tumores metastásicos, que se diseminan a la pared torácica desde el cáncer en otras áreas del cuerpo. El tipo más común de tumores primarios de la pared torácica son los sarcomas que comienzan en el tejido óseo o muscular.