Si un paciente está enfermo, debe llamar al consultorio para programar una cita. Si el proveedor habitual del paciente no está disponible, se programará con otra persona. Un médico está siempre disponible cuando la oficina está cerrada y se puede localizar llamando a la oficina principal.