Un procedimiento que ayuda a su médico a diagnosticar y tratar problemas en el tracto gastrointestinal (GI) superior, que incluye el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado. El médico usará un endoscopio insertado a través de su boca para observar estas áreas y tomará muestras de tejido, extraerá cualquier cosa atascada en el tracto gastrointestinal superior o realice procedimientos como una cirugía endoscópica si es necesario.