Procedimiento que se usa para examinar la vesícula biliar, el sistema biliar, el páncreas y el hígado. Implica un examen con un endoscopio (un tubo largo y flexible con una luz y una cámara) y radiografías con contraste de los conductos biliares, la vesícula biliar y el conducto pancreático.