¿Cómo se diagnostica el menisco desgarrado?

Después de discutir sus síntomas e historial médico, su médico examinará su rodilla. Verificará si hay dolor a la palpación a lo largo de la línea de la articulación donde se asienta el menisco. Esto a menudo indica un desgarro.

Una de las principales pruebas para detectar desgarros de menisco es la prueba de McMurray. Su médico le doblará la rodilla, luego la enderezará y la girará. Esto pone tensión en un menisco desgarrado. Si tiene un desgarro de menisco, este movimiento provocará un sonido de clic. Su rodilla hará clic cada vez que su médico haga la prueba.

¿Qué pruebas pueden diagnosticar un menisco desgarrado?

Debido a que otros problemas de rodilla causan síntomas similares, su médico puede ordenar pruebas de imágenes para ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Rayos X Aunque las radiografías no muestran desgarros de menisco, pueden mostrar otras causas de dolor de rodilla, como la osteoartritis.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Este estudio puede crear mejores imágenes de los tejidos blandos de la articulación de la rodilla, como un menisco.