Una de las afecciones neurológicas que tratamos es la enfermedad de Parkinson, una afección progresiva y degenerativa (lo que significa que empeora gradualmente con el tiempo) que se produce cuando se destruyen las neuronas de una región del cerebro llamada sustancia negra. Cuando esto ocurre, el cerebro no libera una sustancia química llamada dopamina que normalmente permite que su cuerpo realice movimientos suaves y controlados. La EP es más común en hombres y mujeres mayores de 50 años, pero también puede desarrollarse en personas más jóvenes. Los síntomas comunes son temblores, rigidez muscular, lentitud de movimientos y postura encorvada.

Muchos pacientes con enfermedad de Parkinson pueden beneficiarse del tratamiento neuroquirúrgico. El Departamento de Neurología de BMC trabajará con usted y su familia para controlar eficazmente su afección y mejorar su calidad de vida. Todos trabajaremos en estrecha colaboración con usted y su familia antes y después de un procedimiento para garantizar una transición sin problemas y brindar educación sobre las opciones de tratamientos quirúrgicos y cómo funcionan. Aunque la cura no es posible en este momento, nuestro objetivo es reducir la gravedad de sus síntomas y los efectos secundarios que a veces se asocian con los medicamentos.

La medicación es útil para algunos pacientes con enfermedad de Parkinson, mientras que el tratamiento neuroquirúrgico ofrece una mejor opción para otros, ya que permite reducir la dosis de medicación y disminuir la gravedad de los efectos secundarios relacionados con la medicación. La estimulación cerebral profunda es la operación neuroquirúrgica más común y más efectiva para tratar una variedad de trastornos del movimiento, incluida la enfermedad de Parkinson. En este procedimiento, los electrodos se colocan profundamente en el cerebro y a través de pequeños orificios en el cráneo y se conectan a un generador de energía, que suministra electricidad a las células. El pequeño generador generalmente se implanta debajo de la piel debajo de la clavícula. La estimulación eléctrica a menudo puede aliviar los síntomas de la enfermedad de Parkinson y disminuir su dependencia de la medicación.