Para una aspiración de médula ósea (también llamada biopsia de médula ósea), el médico usa una aguja gruesa y hueca para extraer una muestra de médula ósea y líquido de la médula ósea.