Cualquier masa sospechosa de tejido o tumor se somete a una biopsia o extracción de células de la masa. Esta es la única técnica que puede confirmar la presencia de células cancerosas. El médico utilizará un anestésico general o local según la ubicación de la masa y luego extraerá una muestra de tejido para enviar al laboratorio. La muestra se envía a un patólogo, un médico experto en identificar células enfermas en muestras de tejido. Muy a menudo, se usan algunos puntos de sutura para ayudar a que el área sane y se siente dolor a la palpación durante un período corto de tiempo.

Department