Bienvenidos a la edición internacional

Boston Medical Center es conocido por los muchos programas y servicios que brinda a las personas que han inmigrado a los Estados Unidos. Pero la diversa población de pacientes del hospital inspira más que los programas aquí: ha inspirado a muchos miembros del personal a trabajar en todo el mundo. Desde África hasta Asia y Haití, desde la psiquiatría hasta las operaciones hospitalarias, estas son algunas de las historias de empleados que han creado conexiones y han atendido a pacientes a nivel internacional.

Servicios sostenibles en Haití

Thea James, MD, médica tratante en el Departamento de Emergencias, Vicepresidenta de Misión y Directora Médica Asociada está muy ocupada en BMC, pero ha estado haciendo tiempo para trabajar internacionalmente desde que era residente en el hospital. Inicialmente, quería comprender mejor los antecedentes culturales que muchos de sus pacientes trajeron consigo a BMC, incluido el profundo estigma del VIH en Haití en los albores de la epidemia del SIDA.


Un hospital en Haití donde BMC
los empleados trabajaron

“Cuando era residente, tenía un paciente de Haití que tenía VIH”, explica James. “Pero cuando le conté el diagnóstico, insistió en que no tenía VIH y que si lo tenía, se lo contaba. Me sorprendió esto, pero me di cuenta de que era yo, no él, el que estaba causando esta desconexión y decidí que quería ir a Haití. Mientras estuve allí, aprendí cuánto no sabía: si hubiera conocido la historia del VIH y Haití, me habría acercado a ese paciente de manera muy diferente. Pero lo que realmente aprendí fue que todos interpretan el mundo en función de sus experiencias de vida, y este es el enfoque que he utilizado para la medicina desde entonces ”.

James se enamoró de Haití en ese primer viaje y regresó varias veces para hacer trabajo clínico. Finalmente, cuando se convirtió en médica de cabecera en BMC, comenzó a traer residentes para que trabajaran junto con ella y los proveedores locales. Ayudó a formar una organización sin fines de lucro, Unified for Global Healing, que ahora trabaja en Haití, África e India. James también forma parte del Equipo de Asistencia Médica para Desastres de Massachusetts, con el que se ha desplegado en todo Estados Unidos y el mundo.

Después de varios viajes más a Haití, James se unió a EqualHealth, una organización sin fines de lucro enfocada en la construcción de infraestructura de salud en Haití. EqualHealth trabaja en varios hospitales en Haití, principalmente educando a los estudiantes y capacitando a médicos, enfermeras y otros líderes de la atención médica para garantizar que la próxima generación de profesionales médicos haitianos tenga las habilidades y herramientas que necesitan para brindar una atención de calidad. Como parte de este programa, EqualHealth estableció una Beca Marshall Wolfe para médicos en Haití. Uno de los primeros becarios pasó un tiempo en BMC para aprender las operaciones de urgencias.

Mientras la becaria estaba en BMC, trabajó con Sarah Carignan, Directora Administrativa de Servicios de Emergencia, y Evan Berg, MD, Director Médico del Departamento de Emergencias, quienes tenían experiencia previa trabajando en Haití. Después de que la becaria regresó a Haití, James y Berg fueron a su hospital para colaborar con ella para ayudar a desarrollar la medicina de emergencia y las estrategias de manejo de desastres.

Carignan estuvo involucrada en salud global en su trabajo anterior en MGH y cuando estuvo por primera vez en BMC y escuchó que la organización sin fines de lucro de James necesitaba un administrador para manejar la logística. Carignan firmó para ese papel y fue a Haití por primera vez con James. Ella también se enamoró del país y ahora ha vuelto varias veces con otros grupos y con James.

“Soy la prueba de que incluso un administrador puede involucrarse en el trabajo global”, dice Carignan. “Más allá del trabajo clínico, existe la estrategia, la enseñanza y el desarrollo de programas, en los que pude ayudar. Para que su trabajo sea sostenible, necesita esos procesos para ayudar a que el trabajo continúe. Además, aprendes mucho al estar en otro país y ver cómo manejan sus procesos de atención médica. Por ejemplo, después del terremoto en Haití, vi que se escribía información médica en yesos, ya que había muchas lesiones ortopédicas y era difícil mantener registros. Puede que no necesitemos eso aquí, pero ese tipo de ingeniosa logística realmente puede abrirle los ojos ".

Berg había realizado anteriormente trabajo clínico en Haití y volvió con James en la primavera de 2016 para trabajar en operaciones clínicas de urgencias. Señala que muchos de los problemas operativos en Haití son similares a los problemas en los Estados Unidos, como la combinación de personal, la utilización de la atención y la gestión de recursos.

“Originalmente había ido a Haití porque sentía que mi experiencia profesional se estaba reduciendo y quería que se expandiera”, dice Berg. “Fue gratificante, pero se sintió como un turismo médico. Volver a Haití con Thea y otros fue muy diferente y una de las experiencias profesionales más profundas que he tenido. Te cambia y te da una perspectiva que nunca habrías tenido de otra manera ".

Carignan y Berg planean continuar su trabajo en urgencias en Haití, trabajar con la becaria en Haití en su función administrativa del departamento de emergencias y coordinar la visita de más profesionales de la salud de Haití a BMC. Mientras tanto, James continúa su membresía activa con EqualHealth y Unified for Global Healing y también planea regresar a Haití como lo ha hecho durante más de veinte años.

“Cuando trabajas a nivel internacional, siempre quieres asegurarte de hacer algo sostenible”, dice James. “Asegúrese de que lo que está haciendo pueda sobrevivir y evolucionar sin usted. Pregunte a las personas lo que necesitan y desean, para que pueda asegurarse de que está siendo impactante, sostenible y culturalmente sensible en su trabajo ".

“Ser sostenible no significa necesariamente estar ahí durante mucho tiempo”, añade Berg. “Pasar cualquier tiempo internacionalmente puede ser importante y puede aportar valor para usted y las personas con las que trabaja. Puede dejar un modelo sostenible, incluso en una semana, enseñando herramientas, ya sean equipos o técnicas o estrategias, como la forma en que realiza la clasificación. Ese poco tiempo puede influir mucho ".

Ir arriba ^

Desarrollar la capacidad psiquiátrica en todo el mundo

David Henderson, MD, Jefe de Psiquiatría en BMC, ha trabajado para construir servicios psiquiátricos en países empobrecidos y devastados por la guerra en todo el mundo, una devoción de toda su carrera que fue provocada por un viaje a Ruanda al principio de su carrera.


Liberia, una de las psiquiatras mundiales
sitios de becas

Ruanda estaba comenzando a recuperarse de su guerra civil. En una experiencia que él llama "reveladora", Henderson ayudó a redactar la política que el país utilizó para abordar el trauma que sufrieron muchos residentes a causa de la guerra, en la que casi el 20 por ciento de la población del país murió en solo varios meses. Después de Ruanda, Henderson fue a Camboya y Bosnia, que también estaban sufriendo las secuelas del conflicto, para ayudar a esos países a desarrollar su propia capacidad de sistema de salud, y desde entonces ha centrado su trabajo global en los países en desarrollo y en posconflicto.

Henderson también participó en la planificación de la primera Conferencia de Salud Mental Global de la Diáspora Africana, que se celebró en 2002; el segundo se llevará a cabo en noviembre de 2016. La conferencia proporciona un foro para que los profesionales africanos de la salud mental y los afrodescendientes se reúnan para abordar los desafíos mundiales de salud mental y desarrollar soluciones para los países africanos. El objetivo de la segunda conferencia es desarrollar el Instituto de Salud Mental Global de África, que proporcionará liderazgo y programas para abordar estos desafíos.

“Trabajar en estos países es muy significativo”, dice Henderson. “Las personas aprecian mucho cualquier cosa que les puedas dar, pero también te desafía y te ayuda a ser mejores médicos. Las lecciones aprendidas de otros países pueden beneficiar la atención que brindamos en BMC ”.

Henderson comenzó a trabajar a nivel mundial hace 20 años en el Hospital General de Massachusetts y el Instituto de Tecnología de Massachusetts; fue a Ruanda por consejo de su mentor del MGH. Trabajó con grandes poblaciones internacionales en MIT y MGH, pero descubrió que las estrategias de atención que funcionaban en una institución no necesariamente se ajustaban a la otra.

“Necesitaba poder poner a las personas en contexto”, dice Henderson. "No todo el mundo sigue el libro de cocina del DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales): diferentes culturas y países tienen diferentes formas de pensar sobre las enfermedades mentales, y quería aprender cómo incorporar eso en mi trabajo".

“Mientras estaba en MGH, Henderson dirigió el programa de psiquiatría global para residentes, que fundó en 2009. Cuando Henderson llegó a BMC en diciembre de 2015, amplió el programa para convertirse en una beca de psiquiatría global conjunta de MGH / BU.

“Los jóvenes están interesados en el trabajo global”, dice Henderson. "El mundo está al alcance de sus manos con Internet, y debe brindar oportunidades para ese trabajo".

La misión del programa es fortalecer la prestación global de atención psiquiátrica de calidad a través de la investigación bidireccional, la formación, la asistencia técnica y la prestación de servicios con socios globales internacionales. Con este fin, los residentes realizan un trabajo global en 11 países de África, América del Sur y Medio Oriente con la intención de crear programas y contribuciones duraderas en cada lugar. Su trabajo se centra en la reducción del estigma, el desarrollo de capacidades para los profesionales de la salud, la creación y ejecución de programas de investigación y el asesoramiento sobre políticas y trabajo clínico, todo ello en función de las necesidades de cada país.

Si bien Henderson señala que el éxito se obtiene de muchas formas diferentes, dos ejemplos de éxitos que ha visto se encuentran en Etiopía y Somalilandia, una región autónoma de Somalia. En Etiopía, Henderson ha participado en el desarrollo de la capacidad de investigación en las universidades. La infraestructura que él y otros han construido ha llevado a una subvención del Banco Mundial para desarrollar una unidad de ensayos clínicos y realizar estudios de investigación biológica.

Henderson comenzó a trabajar en Somalilandia hace aproximadamente un año y medio. “Vimos condiciones realmente horribles en la atención de salud mental, como personas encadenadas, pero pudimos ayudar a satisfacer una tremenda necesidad de una mejor atención”, dice Henderson. Con este fin, se reunió con el presidente, los decanos de las universidades de Somalilandia y otros líderes y ayudó a desarrollar un programa de capacitación de residencia en neurología y psiquiatría, que se lanzará pronto. El objetivo del programa de residencia es producir médicos de los residentes de Somalilandia y, finalmente, iniciar un programa de investigación. Henderson y sus colaboradores también están a punto de lanzar una encuesta de salud nacional para determinar las necesidades.

“El objetivo es que mi trabajo y el trabajo de otros que vayan a otros países se convierta en colaboraciones sostenibles”, dice Henderson. “No es necesariamente efectivo estar allí por poco tiempo. Pero he visto muchos cambios en muchos lugares en los que he trabajado, como la reducción del estigma y una atención más humana para las personas con problemas de salud mental. La comunidad de la salud mundial finalmente se está dando cuenta de que la salud mental es un gran determinante de la salud en general. La financiación aún se ha retrasado, pero la marea está cambiando y más gobiernos se están comprometiendo a abordar la salud mental ".

Ir arriba ^

Llevar a Lesotho a residentes de medicina familiar

Hace quince años, William Bicknell, MD, quien fue el fundador del Departamento de Salud Internacional en la Facultad de Salud Pública de la BU y director de programas de salud internacional en el Departamento de Medicina Familiar de BMC, y Brian Jack, MD, ahora presidente de el Departamento de Medicina Familiar, decidió que era hora de que extendieran su trabajo internacional más allá de las típicas subvenciones de tres años. El resultado de esto fue Lesotho Boston Health Alliance, un programa de formación de médicos en Lesotho.


Médicos de BU
examinar radiografías

Lesotho es un pequeño país de 2 millones de habitantes que está completamente rodeado por Sudáfrica. Si bien tiene un gobierno estable y una alta tasa de alfabetización, es muy pobre y tiene una alta prevalencia del VIH y una baja esperanza de vida. Al menos una cuarta parte de la población adulta tiene VIH, pero solo hay 150 médicos en el país. No hay una escuela de medicina en Lesotho y las oportunidades de educación continua son limitadas, por lo que las personas que van a la escuela de medicina a menudo se quedan en el país en el que fueron a la escuela para continuar su formación y durante el resto de sus carreras médicas.

Reconociendo esto, Bicknell y Jack, junto con otros proveedores, profesores y estudiantes de BMC, Boston University School of Medicine y BU School of Public Health, establecieron Lesotho Boston Health Alliance (LeBoHA) para brindar capacitación especializada en medicina familiar. . El programa trabaja para atraer a los estudiantes de medicina a que regresen a Lesotho brindándoles capacitación, oportunidades para avanzar en una trayectoria profesional y ayudando a mejorar los hospitales en todo el país.

“Nuestro objetivo es enseñar a los alumnos de una manera que respete lo que es posible”, dice Jack. “A menudo, los programas funcionan en otros países y hablan sobre las cosas que podrían hacer si tuvieran los recursos. Pero realmente queremos entender dónde está el país y cómo podemos mejorar la atención médica utilizando los recursos que tienen disponibles. Si comprende los problemas culturales y las necesidades de un país, y realiza un trabajo sostenible, a menudo encontrará que recibirá apoyo monetario y administrativo. Y cuando mejore el sistema de atención, podrá mejorar los resultados ".

Boston Lesotho Health Alliance es el primer programa de formación de médicos acreditado en el país. Los médicos residentes en el programa se ubican en hospitales de todo el país y vienen a Maseru, la capital, una vez al mes para recibir capacitación sobre todo, desde herramientas hasta técnicas para la gestión de la práctica y el desarrollo del liderazgo. LeBoHA también lleva a cabo un programa de formación de enfermería y un programa para mejorar el papel de la sociedad civil y la equidad en la prestación de servicios de salud, pero el programa de formación de médicos es el núcleo de su trabajo. El programa ha tenido dos egresados y actualmente se están formando diez médicos.

Los residentes son capacitados en su mayoría por médicos de BMC, liderados por Medicina Familiar; tres médicos han formado parte del programa desde su inicio, mientras que otros han ido rotando. Los profesores y estudiantes de BUSM y la Facultad de Salud Pública de la BU también trabajan con la Alianza para formar médicos y emprender proyectos de mejora de la calidad en Lesotho. En los últimos años, la Alianza ha construido un dormitorio y un centro académico, conocido como Bill Bicknell House, donde los médicos, enfermeras y residentes de BMC y estudiantes de BU pueden quedarse cuando trabajan en Lesotho. Hasta ahora, los programas han dado lugar a mejoras como una mejor preparación para emergencias, una reducción de los tiempos de espera para pacientes ambulatorios y mejores resultados en la salud maternoinfantil.

"Todo lo que hacemos está orientado a la sostenibilidad del programa", dice Jack. “Por ejemplo, estamos trabajando con el gobierno de Lesotho para incluir a empleados no estadounidenses en la nómina del Ministerio de Salud. El primer graduado del programa también se convirtió recientemente en subdirector. Queremos cambiar nuestro rol a asesores y que más graduados se hagan cargo, y estamos en camino de que esto suceda en los próximos cinco años ".

Ir arriba ^

Investigación colaborativa en Rusia

En la década de 1990, Jeffrey Samet, MD, MA, MPH, Jefe de Medicina Interna General en BMC, estaba llevando a cabo una investigación sobre el VIH y la adicción en los Estados Unidos cuando el responsable del proyecto de los Institutos Nacionales de Salud le sugirió que se uniera a un grupo de los NIH que explorara oportunidades de investigación en Rusia. , donde el VIH recién comenzaba a propagarse. Samet ha estado trabajando en Rusia desde entonces y durante los últimos quince años, ha inspirado a más de 10 colaboradores de BMC a unirse a él en la realización de investigaciones sobre el VIH en el país.


Jeffrey Samet y
Karsten Lunze
presentar su investigación

“Cuando comencé a trabajar en Rusia, descubrimos que el VIH era menos prevalente entre los consumidores de sustancias que en los Estados Unidos, cuando comparamos poblaciones similares de alto riesgo”, dice Samet. “Pero a principios de la década de 2000, poco después de que llegamos allí, la tasa se disparó en esa población, de cero por ciento a 33 por ciento en tres años. Además, la tasa de mortalidad por VIH supera lo que hemos visto en otros lugares en esta época. Todo esto hace que Rusia sea un lugar muy importante e interesante para realizar investigaciones sobre el VIH ".

Las actividades de investigación del equipo que lidera Samet se llevan a cabo en San Petersburgo, donde se centra en cómo el alcohol y las drogas impactan en la propagación del VIH y en la salud de los pacientes VIH positivos, y cómo mitigar ese impacto. Sus estudios han analizado temas que van desde la prevención del VIH para poblaciones que consumen sustancias hasta si administrar zinc a pacientes VIH positivos que beben alcohol puede retrasar el progreso de la enfermedad. Pronto, Samet espera comenzar un ensayo que analizará si un medicamento aprobado para dejar de fumar puede ayudar a frenar tanto la adicción al tabaco como el abuso del alcohol en pacientes con VIH que luchan con esos problemas.

“En un estudio inicial, demostramos que la prevención mediante el uso de condones era posible cuando se promovía el sexo más seguro entre las personas en tratamiento por trastornos por uso de sustancias”, dice Samet. “En ese momento, esa investigación realmente no se había hecho en ninguna parte entre las personas en tratamiento contra la adicción. La implementación de resultados positivos como estos en Rusia puede ser un desafío, pero aún así es importante obtener información sobre lo que funciona, compartir esas ideas y defenderlas ".

Samet colabora con médicos especializados en adicciones y enfermedades infecciosas en San Petersburgo, quienes trabajan para reclutar pacientes y realizar los estudios. Además, dos investigadores rusos y uno ucraniano han venido a BMC durante un año con una beca para mejorar sus habilidades de investigación.

“Si desea trabajar en el extranjero, busque excelentes colaboradores”, dice Samet. “Tu capacidad para hacer las cosas depende de tu equipo, así que construye relaciones basadas en la confianza y el beneficio mutuo. Trabajar en el extranjero puede ser difícil, pero vale la pena, y colaboradores de primer nivel hacen que las cosas sean posibles ".

Uno de los colaboradores de BMC de Samet es Karsten Lunze, MD, DrPH, MPH, FACPM, FAAP, médico de medicina preventiva en BMC, que ya había estado haciendo trabajo humanitario en Rusia antes de llegar a BMC. Mientras que Samet y el resto del equipo se enfocan en el abuso de sustancias y el VIH, Lunze se enfoca específicamente en los vínculos entre los derechos humanos y la salud pública.

Lunze lleva a cabo investigaciones tanto cualitativas como cuantitativas en Rusia, trabajando con los sistemas de salud rusos y las organizaciones de la sociedad civil para recopilar datos y entrevistar a personas con VIH y / o trastornos por uso de sustancias. Su investigación ha encontrado que las violaciones de los derechos humanos afectan directamente el uso de sustancias y los comportamientos de riesgo del VIH, y que existen problemas constantes con el estigma de las personas vulnerables, como los trabajadores sexuales o los consumidores de drogas. Recientemente, Lunze recibió una subvención de cinco años del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas para cuantificar el doble estigma relacionado con las personas que viven con el VIH y las adicciones, y analizará la magnitud del problema, los determinantes del estigma y la salud. consecuencias de ello en Rusia.

“Una vez que comprendamos mejor el problema del estigma, podremos ver qué se puede hacer al respecto”, dice Lunze. "Intentaremos averiguar qué podemos ofrecer a las personas para empoderarlas para lidiar con el estigma, de modo que se puedan abordar sus problemas de salud".

Lunze, junto con su esposa, una pediatra del Boston Children's Hospital, ganó una Medalla Humanitaria de las Naciones Unidas por brindar servicios de salud avanzados y capacitación de proveedores para quienes tratan a víctimas de la guerra y el terrorismo en el norte del Cáucaso, Rusia. En 2004, después de que 330 rehenes fueran asesinados en Beslán, Rusia, en un asedio escolar, los Lunz fundaron “Salud para el Cáucaso”, una organización sin fines de lucro que brinda asistencia humanitaria a refugiados y víctimas de la guerra y el terror. La Medalla Humanitaria de la ONU honra a la pareja por liderar el desarrollo de capacidades internacionales para fortalecer los sistemas de salud locales y por servir a la gente de la región del Cáucaso Norte.

“Nuestra investigación y nuestro trabajo plantean la cuestión de qué tienen que ver las violaciones de derechos humanos, como la violencia policial y el terrorismo, con la salud”, dice Lunze. “¿Qué significa que una de cada cinco mujeres en nuestra investigación denuncia violencia sexual por parte de la policía? Hay tantos determinantes de la salud que no podemos abordar en las clínicas, porque son de naturaleza política. La salud y los derechos humanos son inseparables ”.

Ir arriba ^

Lucha contra el ébola en Sierra Leona

Nahid Bhadelia, MD, Directora de Control de Infecciones en el Laboratorio Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes (NIEDL) de la Universidad de Boston y directora médica de la Unidad de Atención al Paciente de Patógenos Especiales en BMC, es conocida en todo el hospital por su trabajo en Sierra Leona durante el Epidemia de ébola. Sin embargo, su interés en trabajar internacionalmente se remonta a sus días universitarios.


Nahid Bhadelia
demuestra el uso de PPE

“Después de la universidad, me ofrecí como voluntaria en un programa de prevención del VIH en India, que fue la primera vez que vi realmente la pobreza extrema y el impacto de la falta de atención médica”, dice Bhadelia. “En la facultad de medicina y en mi residencia, trabajé con patógenos emergentes, y este interés por las enfermedades infecciosas despertó mi interés por el trabajo internacional. Incluso si trabaja localmente, tiene que ser global, porque nunca se sabe qué ocurrirá o quién entrará en su departamento de emergencias ".

Para consolidar todos estos intereses, Bhadelia recibió una doble titulación de la Facultad de Medicina de Tufts y la Facultad de Derecho y Diplomacia de Fletcher en Tufts. Mientras estaba en la escuela de posgrado, trabajó con la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Coordinación de Desastres, enfocándose en la prevención de desastres, y brindó atención en Nicaragua y Cuba. Esto llevó a Bhadelia a centrarse en cómo extender las estrategias de prevención de desastres a la salud pública.

Finalmente, Bhadelia fue contratada para crear el programa de control de infecciones en el NIEDL, lo que le permitió continuar su interés en el trabajo internacional, ya que requiere observar cómo se mueven los patógenos. Mientras se relacionaba con profesionales que estaban haciendo un trabajo similar, escuchó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaba buscando personas para ayudar con el brote de ébola en África Occidental. Bhadelia había planeado ir a Sierra Leona para estudiar la fiebre de Lhasa, pero rápidamente cambió su atención al ébola. Viajó a Sierra Leona cuatro veces entre agosto de 2014 y junio de 2015, donde atendió directamente a pacientes con ébola, capacitó al personal nacional e internacional y ayudó en la reconstrucción de los sistemas de salud.

“Una parte importante de lo que me impulsó a seguir ayudando fue ver las cosas evitables por las que la gente muere”, dice Bhadelia. “Por ejemplo, era difícil poner intravenosas en las personas, pero no siempre teníamos vasos de agua, por lo que la gente se moría de sed. A menudo nos quedamos sin equipo de protección personal (EPP) y una vez tuvimos que usar lonas en lugar de delantales. En general, faltaban muchos suministros básicos porque la gente dejó de volar a África Occidental ”.

Cuando Bhadelia regresó de ese primer viaje, descubrió que había una necesidad urgente de capacitar a las personas que querían ir a África occidental: los voluntarios habían estado contrayendo el ébola, lo que perjudicó la respuesta de la atención médica. Bhadelia ayudó a diseñar e impartir un curso para trabajadores de la salud a través de los Centros para el Control de Enfermedades, donde capacitó a cualquiera que quisiera ser voluntario. Este trabajo la presentó a Partners In Health, que la trajo de regreso a Sierra Leona como la médica principal en su unidad de tratamiento del ébola en noviembre de 2014.

Durante su viaje de noviembre, Bhadelia vio que las condiciones en el suelo solo estaban mejorando levemente. Fue a Sierra Leona nuevamente en enero y febrero de 2015, después de recibir una pequeña subvención para capacitar a los sobrevivientes del ébola que querían ayudar a tratar a otras personas. Mientras estuvo allí, enseñó a aproximadamente 100 sobrevivientes de Sierra Leona sobre el control de equipos y equipos de protección personal básicos, y ayudó a desarrollar una política relacionada con el ébola.

“Fue una experiencia interesante tanto para nosotros como para los pacientes”, dice Bhadelia. “Habíamos estado detrás del PPE y ellos estaban del otro lado, pero ahora eran ellos los que estaban en PPE. Les ayudó a comprender las limitaciones de nuestro tratamiento y nos ayudó a los médicos a comprender cómo es recibir tratamiento ".

De regreso en los Estados Unidos, Bhadelia y el NIEDL están estableciendo asociaciones con universidades en Nigeria y el Instituto de Salud Pública y universidades en Liberia. Las asociaciones incluyen programas de capacitación en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston para ayudar a las personas en Nigeria y Liberia a aprender habilidades avanzadas en disciplinas relacionadas con patógenos emergentes, como virología y epidemiología, lo que ayuda a satisfacer la necesidad de que los países tengan su propia experiencia en el país. en estas áreas. También están trabajando en la creación de un programa de maestría. El programa involucra tanto al personal afiliado a la BU que va a Nigeria y Liberia como a estudiantes de esos países que vienen a Boston.

Para aquellos que quieren trabajar internacionalmente pero no saben por dónde empezar, Bhadelia dice: “Si no tiene experiencia, busque una organización que tenga una buena trayectoria y reputación y vea si puede participar. Averigüe qué le interesa, no solo la salud global en general, sino qué disciplina en particular. Luego, decida cómo quiere abordar la salud global, ya sea a través de la tecnología o la salud pública o la antropología médica o cualquiera de una amplia gama de áreas y disciplinas ".

Ir arriba ^

Colaboración en China

En abril, Kate Walsh, presidenta y directora ejecutiva y Ravin Davidoff, MD, vicepresidente sénior y director médico, visitaron el Hospital del Pueblo de Jiangsu del Norte en China para firmar un Memorando de Entendimiento para colaborar. El memorando de entendimiento se basa en la relación que BMC ha tenido con el hospital desde 2013; en ese tiempo, tres médicos chinos han venido a BMC y Stanley Hochberg, MD, vicepresidente senior de calidad, seguridad y tecnología y director de calidad y Alastair Bell, MD, MBA, director de operaciones han visitado Northern Jiangsu People's Hospital.


Liderazgo de BMC en la firma del memorando de entendimiento

El Hospital del Pueblo de Northern Jiangsu está ubicado en Yangzhou y tiene 2200 camas, 1,6 millones de visitas anuales para pacientes ambulatorios, 93 110 visitas anuales para pacientes hospitalizados y 2277 miembros del personal. En China, se les considera un hospital pequeño, pero Davidoff dice que se preocupan profundamente por las relaciones internacionales y tienen programas de intercambio con muchos países, incluidos Alemania, Corea, Japón, Australia, Israel e Italia. También están muy interesados en incorporar nuevas tecnologías y mejores prácticas de todo el mundo.

La colaboración entre BMC y Northern Jiangsu People's Hospital permitirá a los médicos y otros líderes de ambos sistemas intercambiar conocimientos y experiencias sobre la calidad y seguridad del paciente, así como modelos de atención para poblaciones de pacientes similares en diferentes culturas. El objetivo es que más miembros del personal de BMC visiten China (están particularmente interesados en que los cirujanos visiten) y que más médicos de su hospital visiten BMC, para que los hospitales puedan seguir aprendiendo unos de otros.

“Nuestra relación con Northern Jiangsu People's Hospital ya ha aumentado nuestra comprensión de la atención médica en el extranjero”, dice Walsh. "Expandir la relación y el intercambio de cultura e ideas nos da la oportunidad de continuar profundizando ese entendimiento en los años venideros".

Ir arriba ^

¿A qué te dedicas, Michael Mecenas?

Nombre: Michael Mecenas
Título: Intérprete médico trilingüe - portugués y español
Tiempo en BMC: tres años


Miguel Mecenas

¿Que haces aqui?
Mi trabajo aquí consiste en ayudar a aliviar situaciones estresantes y mejorar la comunicación entre pacientes, proveedores y personal médico para asegurar que todos entiendan de lo que se habla durante la atención.

Todos los días, obtengo un cronograma de los departamentos en los que trabajaré ese día, pero no sabemos exactamente lo que vendrá. También me pueden llamar si surge la necesidad de un intérprete. Los intérpretes cubren todo el hospital, por lo que los días pueden ser muy ocupados.

Cuando veo al paciente por primera vez, me presento y averiguo si ha trabajado antes con un intérprete. Si no lo han hecho, les explico lo que hago y me aseguro de que sepan que todo es confidencial. Interpreto todo palabra por palabra, pero también tengo que asegurarme de que el paciente lo entienda. Si no es así, le pregunto al proveedor si está bien que aclare o explique más a los pacientes, y luego aclaro tanto como sea posible.

¿Qué te trajo a BMC?
Mi experiencia es en enfermería. Trabajaba como enfermera pediátrica e intérprete médica trilingüe en Seaside Pediatric, que forma parte del Cape Cod Hospital. Sin embargo, quería desafiarme a mí mismo, así que decidí mudarme a un hospital más grande. BMC es el lugar adecuado para alguien que disfruta aprender cosas nuevas todos los días. Cuando vine a los Estados Unidos en 1999, no podía hablar una palabra de inglés. He trabajado muy duro para estar donde estoy ahora y BMC me ayuda a seguir aprendiendo.

¿Qué es algo que la gente no adivina sobre ser intérprete?
Mucha gente cree que un intérprete es simplemente alguien que habla otro idioma. Mucha gente no se da cuenta de que en realidad tenemos que pasar por años de formación. Los intérpretes deben aprender anatomía, fisiología, un código de ética, medicamentos, procedimientos especiales y muchas otras áreas tanto en inglés como en el otro idioma para el que está interpretando. Tenemos que estar preparados para trabajar con personas de diversos orígenes culturales y comprender una variedad de acentos regionales y estilos lingüísticos. Ser intérprete a veces puede ser un desafío emocional y algunas de nuestras visitas pueden ser muy estresantes. Tienes que estar preparado para lo que surja en tu trabajo.

¿Qué es lo que más le gusta de trabajar en BMC?
BMC es un lugar muy acogedor para trabajar. Es muy diverso y me gusta que puedo aprender mucho al estar expuesto a una variedad de culturas. El hospital brinda una atención excepcional a todos los pacientes y devuelve a su comunidad, lo que creo que hace que las personas se sientan muy bienvenidas y cómodas.

También me gusta que BMC sea una instalación de enseñanza que permite a los empleados como yo familiarizarse con diferentes trayectorias profesionales mientras trabajan aquí. He aprendido mucho de mis compañeros de trabajo y del resto del personal médico, que siempre están dispuestos a compartir conmigo sus conocimientos y sabiduría.

BMC también cuida muy bien a sus empleados y me siento muy afortunado de trabajar aquí. Viajo dos horas al día al trabajo y he conocido a otras personas maravillosas que viajan igual de lejos y también les encanta estar aquí. Muestra cuánto aprecia la gente trabajar aquí.

¿Qué haces para divertirte fuera del trabajo?
Estoy obteniendo mi maestría en consejería de salud mental, pero cuando no estoy en la escuela, disfruto de las actividades al aire libre, especialmente ir a la playa, mi lugar favorito en el mundo. Me encanta la música y el baile, y canto para los Gospel Pops, el coro de gospel de los Boston Pops. También me gusta ir al cine, leer, cocinar e ir a la iglesia, así como pasar tiempo con mis amigos y mi familia.

¿Conoce a algún miembro del personal que deba ser perfilado? Envíe sus sugerencias a communications @ bmc.org .

Ir arriba ^

Noticias destacadas

Robert Saper, MD, MPH nombrado presidente del Consorcio Académico para la Medicina Integrativa y la Salud
Robert Saper, MD, MPH, Director de Medicina Integrativa en Boston Medical Center y Profesor Asociado de Medicina Familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, ha sido designado por un período de dos años como Presidente del Consorcio Académico para la Medicina y la Salud Integrativas. La misión del Consorcio es promover la medicina y la salud integradoras a través de instituciones académicas y sistemas de salud.

Douglas Katz, MD, presidente electo del Congreso Americano de Medicina de Rehabilitación
Douglas Katz, MD, médico del Departamento de Neurología, ha sido elegido presidente del Congreso Estadounidense de Medicina de Rehabilitación. El ACRM es una organización de profesionales de la rehabilitación dedicada a servir a las personas con enfermedades discapacitantes mediante el apoyo a la investigación que promueve la salud, la independencia, la productividad y la calidad de vida.

Ir arriba ^